Black Mirror

Estándar

Imagen

Intentando definirla, Black Mirror es una serie llena de humor negro, giros sorprendentes en el último momento y mucho misterio, terror y fantasía. O puede que no tanta fantasía como parece. El título hace referencia a las pantallas de todos los aparatos que utilizamos en nuestra era tecnológica, ordenadores, móviles, televisores, etc. Son como espejos, pues nos reflejamos en ellos, y son negros. El título no tiene más complicación.

¿Qué más podemos decir de Black Mirror? Es una serie cuyo creador es Charlie Brookery que por ahora sólo cuenta con dos temporadas de tres capítulos cada una. Ninguno de los capítulos tiene una relación aparente con los otros. Son historias independientes y cerradas, con distintos protagonistas. Sin embargo, sí existe una idea común sobre la que tratan todos ellos, que es la idea del futuro que nos espera. ¿Qué nos depara el futuro, con las tecnologías con las que hoy día contamos y otras aún por llegar? ¿Podremos grabar y reproducir todos nuestros recuerdos? ¿Podremos hablar con nuestros seres queridos, aunque estos ya no estén entre nosotros, gracias a la tecnología? Estos dos, entre varios más, son temas que trata esta “miniserie” por llamarla de algún modo. Son capítulos inconexos, como pequeños relatos. Este tipo de serie sí tiene una importante tradición en la televisión, con series como The Twilight Zone, La Dimensión Desconocida en español, Historias para no dormir, Alfred Hitchcock presenta, Cuentos Asombrosos, de Steven Spielberg, o Maestros de la Ciencia Ficción.

Sin duda es una serie que deja al espectador con un mal sabor de boca, con unas ideas dando vueltas en su cabeza. Le hace reflexionar, y eso es algo que hace falta con urgencia últimamente. Es cierto que está llena de exageraciones y algunas cosas están llevadas al extremo, pero no por ello no nos parecen posibles en un futuro. Un futuro más bien cercano, por cierto. Una curiosidad que nos puede hacer ver que es el futuro más inmediato posible, un “pasado mañana” por así decirlo es el nuevo producto de Google, Google Glass. Son unas gafas que tienen una cámara incorporada con la que puedes grabar todo lo que ves, enviarlo en el momento y, supongo, también reproducirlo cuando quieras. Habría que añadir, para darle más sentido a este dato curioso, que hay un episodio de la serie que tiene como argumento precisamente esto, el que podamos grabar todas nuestras experiencias y verlas cada vez que queramos. Obviamente eso sólo puede llevar a problemas del tipo “¿Ah sí? Conque me dijiste eso, ¿eh? Pues no lo tengo grabado” Y para demostrarlo no hay más que proyectar el recuerdo en una superficie. La paranoia puede ser un gran problema si se tiene acceso a este tipo de tecnologías. El siguiente vídeo es una mezcla entre uno de los capítulos de la serie Black Mirror y el spot que anuncia el producto de Google.

Tiene ese elemento de terror y fantasía que estaba tan presente en el audiovisual de ciencia ficción anglosajón de los años 60 y 70. No es una ciencia ficción que nos hable de robots y androides que acabarán por controlar a la raza humana, sino de cómo los avances tecnológicos y científicos conllevarán cambios sociales y políticos en nuestra sociedad.

Todos los episodios que hay hasta el momento de esta serie merecen la pena ser vistos. Y también la reflexión posterior merece nuestro tiempo. Nos hace recapacitar y pensar en cómo actuaríamos nosotros si nos ocurriese lo que a los protagonistas.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s