Archivos Mensuales: julio 2010

Some pictures…

Estándar

La Catedral de Santiago de  Compostela, desde la Praza do Obradoiro.

El océano Atlántico desde el Aquarium Finisterrae, A Coruña.

Finis Terrae

El castillo de Emilia Pardo Bazán.

El monte de San Pedro, con la torre de Hércules al fondo.

Islas Cíes

Faro de la Torre de Hércules.

Muiños de Verdes.

Nacimiento del río Miño. Fonmiñán.

Anuncios

Galicia

Estándar

Año Xacobeo. 2010. No volverá a suceder hasta 2021. Estar allí en el día del Apóstol fue algo único. Yo no soy especialmente religiosa pero eso no significa que no sepa apreciar momentos como este. La lástima es que por cinco minutos no pudimos entrar en la primera misa, la Santa, en la que se balanceó a gran velocidad el Botafumeiro, en la que habló el rey… bueno, la misa del 25 de julio, o xullo mejor dicho. A pesar de eso estábamos los primeros en la cola y lo vimos todo de lejos, desde la puerta de la Quintana, con una mujer filipina, residente en Madrid, que nos estuvo dando charla durante las tres horas que tuvimos que esperar.

Además de disfrutar del día de la patria galega en Santiago, he vivido experiencias increíbles en Galicia, la tierra de las creencias celtas, los percebes y la empanada. He visitado las Islas Cíes, un paraíso terrenal, aunque, tal vez, un poco explotado por los turistas. Allí anduvimos 7 kilómetros, ida y vuelta, claro, para subir al punto más alto de las islas, donde el sonido de las gaviotas era atronador. Vaya animales más molestos, ¡no se callan en ningún momento del día! Tras ver La Coruña o Lugo, piensas que ya no existen esos lugares que nada más verlos te hacen pensar en Galicia, pero la verdad es que siguen ahí, ocultos bajo una espesa capa de bosque y musgo. En lugares como Verdes, encontramos unos muiños, perdón, es que ya me he acostumbrado al gallego, quería decir molinos, perdidos en la naturaleza, que te hacen pensar en los peligros que encierran los bosques en los que se esconden las meigas y los druidas, pues ese lugar parece uno de esos sitios.

Una de las cosas positivas que tiene residir en A Coruña es la temperatura. Siempre hay 17 ó  18 grados. Si subes a la torre de Hércules, posiblemente el lugar más emblemático de toda La Coruña, te sentirás, aparte de agotado pues no hay ascensor para subir los 68 metros que mide, como si el aire tratara de arrancar tus pies del contacto con el suelo para hacerte volar. El aire que hace allí arriba es increíble. Para quien no lo sepa, aunque dicho sea que eso es algo imperdonable, la torre de Hércules es un faro que data del siglo I y tiene el honor de ser el faro más antiguo del mundo aún en funcionamiento.

No quiero seguir contando más cosas, bueno en realidad sí que quiero pero sería algo un poco excesivo, de modo que dejo por ahora las explicaciones de mi viaje y simplemente pongo en el blog unas cuantas fotos hechas por mí de ese mágico lugar.